Plasma rico en factores de crecimiento

Nos ayuda sobre todo a reducir el porcentaje de pérdida de hueso por ejemplo después de una extracción dental. Con el PRGF rellenamos estas cavidades contribuyendo a que ahí se regenere el hueso y los tejidos blandos adecuadamente creando una zona que favorece la cicatrización para colocar, por ejemplo, los implantes dentales con una base ósea correcta.