Implantes dentales

Un implante dental es un diente artificial que se coloca en el hueso de la mandíbula para reemplazar las piezas dentales perdidas. Al ser de “titanio” dan una muy buena bio compatibilidad y resistencia para poder rehabilitar los dientes perdidos. Son una muy buena opción para las personas que por diferentes razones han acabado perdiendo alguna pieza dental. Los implantes bien mantenidos y cuidados en pacientes sanos pueden durar toda la vida.

Antes de colocar los implantes dentales hay que hacer un estudio del caso para que el tratamiento sea lo mas predecible posible y que la probabilidad de complicaciones sea muy baja. Es muy importante revisar la historia medica del paciente, incluido medicación, y la realización de un Escáner 3D de la boca del paciente para asegurarnos que el procedimiento se va a poder realizar sin problemas.

Los implantes dentales se colocan en la boca del paciente realizando una cirugía en la zona a tratar. Se coloca el /los implantes y se ponen unos puntos de sutura. Después de esto se suele esperar de 2 y 4 meses para poder continuar ya que queremos que los implantes tengan una buena integración con el tejido del paciente. Una vez que el implante ya esta integrado se empezara a realizar la parte protésica tomando impresiones, medidas, para que el laboratorio dental comience a crear la “funda” que se va a colocar en boca. La corona se hace a medida dependiendo de las características de la zona y dientes del paciente.

Hay veces en las que no hay la suficiente cantidad de hueso o encía necesaria para poder colocar un implante. En estas ocasiones necesitamos hacer injertos de hueso o de encía para crear una situación en la que la colocación de los implantes sea posible y predecible.