Endodoncia (Tratamientos de conducto radicular)

Este tratamiento consiste en quitar la pulpa del diente que esta dañada, infectada o necrótica. Lo utilizamos para ayudar a salvar los dientes infectados y dañados. Las infecciones se producen por bacterias que están en la boca. Esto suele ocurrir por las siguientes razones:

•  Caries dental.
•  Filtraciones en los empastes antiguos.
•  Dientes fracturados o dañados por golpes y trauma.

 

Los síntomas que podemos notar por los que es posible que necesitemos tratamiento de conductos son:

•  Sensibilidad extrema al frio y calor.
•  Dolor severo al morder y/o masticar.
•  Inflamación severa de zonas de la cara.
•  Inflamación de la encía cerca de los dientes afectados.
•  Supuración en zonas localizadas.
•  Oscurecimiento de dientes.

Al realizar el tratamiento de conductos lo primero que hacemos, una vez que la pieza esta totalmente anestesiada, es quitar el tejido dañado en el interior del diente. Después limpiamos y desinfectamos la zona. Para acabar rellenamos el diente y sustituimos la pulpa del diente por un material biocompatible. Esto sella totalmente los conductos que hay en las raíces de los dientes.